Pata de Cerdo

Pata de Cerdo
  1. Ingredientes: (para 10, ó 12 comensales)
    1 Pata de cerdo de unos 5 kg.
    ½ Litro de vino blanco
    ½ Litro de agua
    ½ Vaso de coñac
    Sal gorda marina
    Pimienta negra molida
    2 Cabezas de ajos
    Tomillo
    Laurel
    Preparación
    En primer lugar comenzaremos por calentar el horno, de leña, al menos una hora antes de meter nuestra pata en el, pues necesita ese tiempo como mínimo, para que la leña queme y adquiera el calor necesario.
    Ahora seguimos con la preparación de, nuestra pata de cerdo.
    Si la pata que vamos a preparar, estuviera congelada, la sacaremos del congelador, la noche anterior para que se descongele a tiempo.
    En cambio si es fresca, se mantendrá en el frigorífico hasta manipularla.
    La lavamos y le haremos unos cortes por encima, en forma de cuadradillos, (podemos pedir a la hora de comprarla que nos lo hagan).
    Después cogemos la pata y la metemos en la bandeja que, vayamos a usar para llevar al horno, (si es de barro mejor), pero vale cualquier otra.
    Cogemos las 2 cabezas de ajos, separamos los dientes y sin pelarlos, los metemos en un mortero y los machacamos con un poco de sal gorda.
    En un bol aparte mezclaremos, el vino blanco, el agua, el coñac, un poco más de sal, una cuchara de las de café de pimienta negra molida, unas ramitas de tomillo, 2 hojas enteras de laurel y los ajos machacados.
    A continuación cogemos esa mezcla y bañaremos la pata con ella, que se puede hacer la noche anterior y dejarla macerar toda la noche, conservándola en la nevera.
    Después cogemos papel platina y taparemos la fuente donde hemos puesto la pata a macerar.
    Al día siguiente la destapamos y volvemos a regarla con la mezcla, la ponemos con la piel boca abajo, volviéndola a tapar con papel plata, para cuando el horno se haya calentado introducirla en el.
    El horno deberá de estar entre los 250, ó 280 grados centígrados, necesitándose un tiempo de unas tres, ó 4 horas, podemos comenzar por una hora y media tapada con la platina, darle la vuelta y seguir una hora más, podemos repetir la operación una vez más, pero ya destapada para que se dore por la parte de la piel, para que se formen bien los chicharrones.
    Si en cualquier momento vemos que, se ha quedado sin liquido alguno, se le puede añadir un poco de agua a la bandeja.
    Cuando la pata este en su punto, la sacamos del horno, para llevarla a la mesa, que se puede hacer en la misma fuente.
    Pasamos luego a cortarla, sacaremos por un lado los chicharrones y el resto, en finas lonchas para que, cada comensal se vaya sirviendo a su gusto, (lo ideal para el corte es hacerlo como si de una pata de jamón se tratara, comenzando a cortarla por un costado de la pata, pero como está tan rica, se aceptara de cualquier modo, se parta como se parta, disfrutad de ella y buen provecho.

Dejar un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.*